domingo, 27 de julio de 2008

El Anti Pene



En la búsqueda del pene perfecto hay solo dos caminos: o me sumo a la norma o le doy por el culo.

Mr. Mark, uno de los protagonistas del documental “The perfect pennis”, no se suma, se resta, se bajó de este carro, se quitó el pene sin cortárselo. Mr. Mark tomó su pene y sus testiculos, inyectó en ellos cantidades ingentes de silicona hasta conseguir su pene soñado: el anti pene.

Es tal la magnitud que realmente me cuesta la descripción, pero vamos a intentarlo: los testiculos son una gran sandía absolutamente estirada, lisa, sin plieges. Sobre esta sandía descansa un bulto-pene casi absolutamente redondo, del tamaño de un melón o un pomelo transgénico sutilmente alargado, sin nada parecido a una cabeza de pene. Pura tecno – ciencia.

La forma, en sí misma interesante, por cuanto nos pone frente a redondeces - ustedes saben, asociadas a lo femenino - queda opacada si pensamos en la función. Es la falta de función culturalmente asignada lo que hace de este pene un anti pene. Imposible hacerle una mamada, inhabilitado para la penetración vagina y anal, inmasturbatorio, inútil para mear parado y sentado...nunca dice como mea.

El anti pene, antipenetrativo y antiurinario, es como un gato regalón o una obra de arte. Solo puede ser acariado o contemplado. Mantiene, eso sí, uno de los sentidos asociados al pene: placer.
Placer de verlo, de tocarlo, de mostrarlo...
Placer de tener el anti pene.

4 comentarios:

Carolina González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Evelyn dijo...

leí esta columna y me pregunto qué tiene que ver esto con la política feminista u otra, qué quiere decir este gesto?... una transformación en lo imaginario de un pene a sandía, la pérdida de su funcionalidad... ¿?.... es la misma sensación que me da al visitar sitios de eso que se llama postporno, qué supuesto ejercicio de deconstrucción hay ahí, sino caer mucho más hondo en la superstición de que la sexualidad conduce hacia algún lugar de libertad... tanta importancia a lo sexual, demasiada, pa'qué?.... de qué hará libre cierta práctica sexual o cierta operación sexual????.... digan que les gusta exhibirse pa' que engrupen?... pa' tener permiso pa' hacer sus huevás?.... la materia puede cambiar, se pueden operar, ponerse un chip, y usar un arnés, pero obviamente la materia no es material sino simbólica es allí donde se funda su estatuto... como este otro, qué dolor en sus genitales, podría haber ido a un psicoanalista pa' dejarse de hueviar si lo que quería era dejar de darle tanta importancia al pico y su función... de seguro todavía debe fantasear con esa idea de que metiéndole el pico a alguien algo de sí se va restituir y resolver... pero nuevamente puede ser que todo esto sea un montaje pa autoengrupirse y está bien tb...

Las Choras del Puerto dijo...

Saludos desde los cerros de Valparaíso.

¡Nuestros derechos no se transan!

Tannia dijo...

Jaja... muy interesante y divertido, pero en lo personal me quedo con Viagra Online y con el de mi pareja.